Monseñor Ángel Tinoco Ruiz


Monseñor Àngel Tinoco Ruiz

Monseñor Àngel Tinoco RuizNació en Paccha, el 13 de agosto de 1918, del hogar formado por don Manuel Espíritu Tinoco y la Sra. Luisa Isidora Ruiz. Su instrucción primaria la recibió en su pueblo natal, en medio de la tranquilidad pueblerina, al contacto directo con la naturaleza, bajo el recto ejemplo de sus bondadosos y católicos padres que le inculcaron cualidades de bien desde la infancia. 

Pronto se manifiesta en él la vocación sacerdotal y su deseo de servicio a los demás, cualidades que sus padres detectaron a tiempo y a pesar de las grandes dificultades sobre todo por la lejanía y falta de medios de transporte, lo mandaron a estudiar en Loja y en Cuenca en donde pasó el Seminario Menor, luego pasó al seminario mayor de Quito en donde se ordena de sacerdote el 2 de julio de 1944 cuando tenía 26 años. Su primera misa la celebró en su natal Paccha. 20 días después de su ordenación fue designado a la parroquia de Santa Rosa, pueblo que lo recibió en ruinas como consecuencia de la invasión peruana. Se dedico a la construcción del pueblo, hizo también obras materiales que sería imposible enumerarlas, al igual que su obra evangelizadora.

 

En noviembre del 69 estuvo como párroco en Paccha, fue traído a Loja en noviembre de 1971 y se le entrega La parroquia San Sebastián; reconstruye el Templo, consigue del municipio la remodelación del parque, la colocación del reloj público, etc. En 1978 viaja por tercera vez a Europa en donde visitó al Santo Padre como lo hizo en su segundo viaje. Permaneció durante un tiempo en Tierra Santa, conociendo los lugares por donde anduvo Jesús en su vida terrena.
En 1985, vino a Catamayo a prestar sus servicios como párroco, desde entonces comenzó su obra en beneficio de Catamayo.
Este templo que nos acoge, es el auténtico monumento al tesón, sacrificio, entrega, honradez y anhelo de servicio y trabajo de nuestro inolvidable sacerdote que multiplicaba admirablemente, por no decirlo milagrosamente, los recursos para terminar la obra. Así mismo, hizo las iglesias de San José,  La Algarrobera, y el Huiaco.
El Padre Ángel Tinoco fue un hombre lleno de bondad, sencillez y paciencia; jamás cerró las puertas a nadie, siempre accedía a lo que se le pedía, de ahí que a él también, recíprocamente, nadie le regalaba nada, de ahí tantas obras que hizo por donde pasaba. Con sobra de méritos Catamayo también lo designó como el Mejor Ciudadano en 1991.
Poco tiempo disfrutó de la comodidad de lo que hizo con tanta entrega pues el 8 de diciembre de 1993, muy a pesar de las súplicas del pueblo de Catamayo fue llevado a la ciudad de Loja como ecónomo del Palacio Episcopal, el Señor obispo nos dijo: ” acá lo necesitamos” cuando le rogábamos que no se lo lleve. Más tarde estuvo en Cariamanga donde era muy querido. Luego estuvo en Loja. Ya por su quebrantada salud, siempre visitaba Catamayo y lo visitaban sus amigos, personas del pueblo.
Fallece el 18 de enero del 2009, a los 90 años de edad en Loja, sus restos reposan en el lugar donde lo vio nacer.

Previous Programa de Fiestas de Parroquializacion de San José
Next Isabel María Carrión Samaniego

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*