Sobre el libro «Las ciencias penales en la dignidad humana», próxima publicación

0
311

Marlon Chiriboga“LAS CIENCIAS  PENALES  EN LA DIGNIDAD  HUMANA”  es una obra que se introduce  en el  estudio de la dogmática penal de las Ciencias  Penales en la dignidad humana y los principios constitucionales  que sujetan a la Fiscalía para ejercer  la acción penal  pública, como son la oportunidad y la mínima  intervención penal, además de un estudio jurídico detallado de la conciliación penal.

En esta obra compuesta de VIII  capítulos,  se analizan dogmáticamente los siguientes aspectos:

  • Filosofía Penal: (Desde  el pensamiento antiguo medieval hasta  el racionalismo penal)
  • Dogmática Penal: (Antecedentes nacionales recientes, criterios,  funciones del dogmático penal y la jurisprudencia dogmática)
  • Criminología: (La personalidad criminal desde Lombroso  hasta el genoma humano)
  • Derecho Penal: (Teorías penales y la pena)
  • Derecho  Procesal Penal: (La Oportunidad, Mínima Intervención y la Conciliación Penal)
  • Política Criminal: (la Dignidad Humana y el  Garantismo Penal)
  • Práctica Forense Penal. (Un acercamiento de  la doctrina, y la ley penal a la práctica forense, como instrumento de aplicación del derecho)

Todos  estos parámetros estudiados, analizados e interpretados  con la absoluta  responsabilidad que obliga  un estudio  de esta naturaleza,  y que lo realiza  el Dr. Marlon Chiriboga Aguirre;  fundamentándose, en doctrina, jurisprudencia y legislación nacional e internacional para el efecto; así como una  selectiva práctica  forense en donde aplica la teoría que enseña a la práctica diaria del profesional del derecho en el campo penal.

Un libro que no debe  faltar en la colección del estudioso del Derecho, que busca  en el mismo  dignificar el conocimiento humano sin descuidar  el axioma  del mismo, el ser humano.

Será publicada por la importante firma editora ecuatoriana “Corporación de Estudios y Publicaciones”.

MARLON ERNESTO CHIRIBOGA AGUIRRE

  • Doctor en jurisprudencia, Abogado, Licenciado en Ciencias Sociales Políticas  y Económicas, Maestrante egresado en  Ciencias Penales en la  maestría por la Universidad Nacional de Loja, promoción 2007-2009.
  • Asesor Regional Jurídico de la  Asociación de Municipalidades Ecuatorianas UTR-7 (Loja, Zamora y El Oro)  2014-2016.
  • Tiene una amplia experiencia en el ejercicio profesional  en los campos del Derecho Constitucional, Penal, Civil, Municipal, y Administrativo.
  • Radica en el cantón Catamayo, provincia  de  Loja, de la República del Ecuador, desde  donde trabaja y proyecta varias  obras jurídicas en el campo penal de interés nacional e internacional.
  • En la actualidad se desempeña como Abogado en Libre Ejercicio de la Profesión, y además imparte conferencias  en el ámbito jurídico penal.

 

INTRODUCCIÓN

Usar los términos y palabras más adecuadas y sencillas  para tratar de realizar la introducción de la presente obra, significa más que nada alejarse  de los libros dogmáticos que abrazan el pensamiento mundial, normas y preceptos penales que responden o refutan a los mismos, dependiendo del Estado, las circunstancias y desarrollo social donde nacen o fenecen.

Cada nación responde a su realidad  social,  a sus gobernantes  y a la forma  de ver la justicia, en aquello  somos respetuosos y solo  podemos mencionar que si  bien se establece nuestro pensamiento en esta  obra, es con la finalidad de aumentar el debate en la dogmática jurídica marcando un pensamiento humanista, y donde la dignidad humana sea el pilar  donde nacen las garantías  fundamentales que deben ser las columnas incólumes  que formen el desarrollo de estos cambios y visión de ver al mundo, no tratando de  imponer una forma de pensar ya que eso sería autoritarismo y no podemos caer en lo que  combatimos, ya sea escribiendo, debatiendo o simplemente pensando.

Debo  recalcar que cada  país tiene sus características particulares, sus costumbres, su cultura, sus tradiciones, su forma de gobierno, incluso su forma de provocar sus  cambios intrínsecos  e extrínsecos dentro del conglomerado que le toca desenvolverse en sus políticas públicas, ya sean internas o externas, podemos tener diferencias, pero  hay algo en común que se radica en todos  y es que estos cambios o formas de llevar la justicia es para  seres humanos, donde hoy por hoy ya con una cosmosión más amplia forman parte de este ser humano en el pensamiento de los que construyen la doctrina, la naturaleza y todo lo que signifique vida y por lo tanto como tal hay que respetarla y cuidarla.

Si decimos  que  lo común es el ser  humano, es lógico pensar que en esas  circunstancias  si se puede opinar, si se puede sentir e incluso si se puede uno entrometer,  en asuntos que hagan que este ser  humano se construya  y no se destruya, se realice y no desrealice, se forme y no se  deforme, se motive  y no se desmotive, se proteja y no se desproteja, se dignifique y no se desdegnifique  porque el ser humano viene acompañado  de un valor primordial que es la dignidad humana y este concepto va más lejos  del reconocimiento de un tratado, una ley o un pensamiento ilustrativo o también podría ser caduco, o una ideología, esta característica viene dado de lo divino y de su creación, que tratar de explicarlo es como querer meter en un hoyo toda el agua de un océano.

Entonces, si esta obra trata de la dignidad humana, a todo ser humano debería interesarle, ya que nadie está  libre del ius puniendi o forma de penar,  a quien no quiere que se le trate como a humano, quien no quiere que se defienda su dignidad como ser, quien no quiere que se respeten sus derechos fundamentales, quien no quiere que se haga justicia pero sin ser injustos, quien no quiere que se nos haga sentir que somos a imagen y semejanza de nuestro creador, puesto que a veces la justicia solo nos gusta medirla desde nuestros intereses o aspiraciones personales, pensando que la misma esta  para vengarse o saciar el dolor de nuestras  almas o ambición de poder, cuando en realidad el sentido es otro.

LAS CIENCIAS PENALES EN LA DIGNIDAD  HUMANA, tiene un objetivo claro, y es que las ciencias que estudian, fortalecen y justifican el poder para sancionar y penar no se olviden que del otro lado están seres humanos, ya sean víctima o víctimas, sospechoso o sospechosos, imputado o imputados, acusado o acusados, es decir seres humanos que desean ser tratados como tales y que  la ciencia avance y dirija sus derroteros en ese sentido, caso contrario, estaría fijando su mirada por otro lado y posiblemente lleguen  a todo, menos a dignificar la creación humana y respetarla.

En alguna ocasión cuando hacia una exposición de cuadros al óleo titulada y la palabra se hizo arte, manifesté en el discurso de su lanzamiento, que era un aprendiz del arte más no un maestro… hoy por hoy se repite la historia y con infinita sinceridad debo manifestar que soy un aprendiz del Derecho y las Ciencias Penales, más no un maestro, por ende hago mía las palabras que en alguna ocasión ilustro mi pensamiento  el Dr. Ricardo Vaca Andrade y que deseo parafrasear.…se aceptarán críticas, opiniones, divergencias y pensamientos de mentes  abiertas y corazones sanos, los otros los que nada hacen y solo critican, ya tienen su castigo en su propia forma de ser.

Gracias por abrir el libro y leer estas palabras, él resto ya está en sus manos….Que Dios los bendiga siempre.

Marlon Ernesto Chiriboga Aguirre.

Catamayo, marzo 2018