Entre Candidatos y Sicarios

0
19

¿Qué candidatos esperamos para febrero del 2023? Como lo dicta nuestra carta magna y es de conocimiento popular, en febrero del próximo año se eligen autoridades seccionales y otros, mismos que contaran con un periodo de cuatro años. Para que se dé cumplimiento, el Consejo Nacional Electoral convoca a las organizaciones políticas, politiqueras y electoreras a ser parte de esta fiesta de la democracia; y, a los ciudadanos en el goce de este derecho a ejercer y ser partícipe de esta fiesta democrática a través de la consignación del voto.

Estamos en el tiempo donde las organizaciones políticas electoreras, reafirman y barajan nombres en post de llegar a ocupar las curules correspondientes, con tal velocidad y habilidades de alquimistas. Pactan, fusionan y realizan alianzas, que sin duda son resultado del manejo de las más finas matemáticas y visiones sobrenaturales, que dan como resultado el candidato perfecto.

En nuestro país vivimos el periodo post corrupción, que se muestra superada por la delincuencia y el sicariato, lo cual no ha podido ser manejado ni controlado por nuestros gobernantes; este es el escenario en el que vamos a llevar nuestra fiesta democrática, manchada desde el inicio en la falta de ejecución efectiva de normativa electoral, exceso de leyes que contribuyen al desorden jurídico que vive el estado y que apertura a la delincuencia herramientas para que sus delitos sean justificados, oleados y santificados.

Los Candidatos enfrentaran posturas ideológicas, conocimientos ancestrales y académicos, saldrá sin duda las experiencias de cada uno en el manejo de la cosa pública, canastas de víveres, camisas y algunos otros souvenirs, buscando de esta manera liquidar a sus opositores políticos y ganar el voto popular que está en juego, cual si este voto fuera un producto más en el mercado.

Los Planes de trabajo serios y enmarcados en normativa constitucional serán escasos, poco visibles, infundados y con una carga de populismo que superarán las expectativas del votante, herramientas ideológicas no serán la carta de presentación de los candidatos y la ausencia de pensamiento crítico será un denominador común.

En tiempo de elecciones y sicariatos, la opción ciudadana es prepararnos y protegernos de avivatos electoreros y delincuentes en las calles.