Familias de los sectores rurales en la provincia de Loja se benefician con ayuda humanitaria

0
216

Con el propósito de reducir el impacto de la crisis del COVID 19, Plan Internacional, Organización No Gubernamental (ONG) en coordinación con actores humanitarios y el sector público y privado, trabaja en la prevención y asistencia humanitaria, en las comunidades más vulnerables y en la población en condición de movilidad humana.

En las provincias de Bolívar, Cotopaxi, Chimborazo, Guayas, Loja, Los Ríos, Manabí, Pichincha y Santa Elena se ha entregado kits de alimentos e higiene que beneficia aproximadamente 147.190 personas entre ellas niñas, niños, adolescentes,  jóvenes, mujeres cabezas de hogar, personas de tercera edad , familias en condición de extrema vulnerabilidad entre otras.

Desde el 2 al 5 de junio en los cantones Paltas, Gonzanamá, Celica, Espíndola, Calvas y Olmedo se realizó la entrega de 3 diferentes kits entre ellos 1655 kits de  alimentación, 161 de higiene y 60 kits para mujeres lactantes o gestantes acotó Gladys Bravo, gerente encargada de Plan Internacional en la provincia de Loja.

Bravo indica que la organización ha brindado respuesta humanitaria durante la emergencia por la pandemia, “se ha beneficiado a 9,380 personas aproximadamente con una inversión de $115,650 dólares que favorece a familias vulnerables que aún no han recibido ningún apoyo.

Rosita Celi, madre de familia del cantón Paltas agradeció a Plan Internacional por los alimentos además indicó “Plan nos ha ayudado mucho porque debido a la pandemia no hemos podido trabajar, y este kit de alimentos nos ayudará para la alimentación de nuestra familia durante un mes”

Asimismo, Emerita Jaramillo como parte del equipo del voluntariado de la ONG mencionó que conjuntamente con las familias han realizado la coordinación para la entrega de los kits, “gracias a Plan Internacional muchas familias han sido beneficiadas con proyectos y en esta ocasión con alimentos” acotó.

Plan Internacional a nivel nacional ha trabajado en sectores de respuesta planificada como entrega de efectivo, seguridad alimentaria, violencia basada en género, educación, agua e higiene, protección de la niñez, recuperación  temprana y medios de vida.