Feliz día de Trabajador  

0
187

Hay trabajados que son poco valorados, porque son invisibles, trabajos que se hacen con vocación inmensurable, trabajos diarios que te levan el pan a la boca, y en ocasiones la recibimos con reproches.

Trabajo que son perfectos y brillan su reflejo en terceros

Al TRABAJO, que no es Trabajo, porque elegimos seguir nuestro olfato vocacional, aquello es lo mejor, el camino a seguir, sigamos ese camino, pero, sobre todo, cualquier actividad que sea encargado a vuestra responsabilidad, ¡Hagámosla, como amor y dedicación! Todas las cosas se merecen SER BIEN hechas, aunque sea por trabajo.

El TRABAJO es lo que hace progresiva a cada una de las naciones, hagamos productivo nuestro entorno, si alguien no puede pagarnos por hacer realidad nuestro sueño realidad, pues, hagamos realidad nuestros propios sueños con la misma fuerza que tenemos para despear cada día, seamos constructores de nuestros propios destinos.

Toda labor, tendrá un efecto, todo lo que se siembra se cosecha, aun si el trabajo no es valorado, no importa, hagámoslo bien, excelente, la historia se encargada de reconocerlo y de escribirlo en las sutiles paginas de la memoria social.

Feliz día a la fuerza laboral que abre sus ojos antes que brille el sol, con el frio que recala hasta los mismos huesos, y se maquilla de tizne, con el sudor agridulce. Feliz día al que se moja sus pies con lodo, y con sus con manos les da forma a sus sueños.

Feliz día a la fuerza que se levanta primero se acuesta al último, aquella que carga con sus manos grandes bultos para entregarle en sus manos fragmentos visibles de su amor y experiencia.

Feliz día al que planifica el desarrollo de una población y lo ejecuta con amor y dedicación, y trata de satisfacer cada necesidad que le es posible abárcalo con su voluntad y su deseo de estar ahí en ojo público, muchas veces con la crítica, ahogado en el vocablo indolente y sublime de un juzgado social.

Feliz día a lo que plasman sus sueños, sus ideas con su puño limpio y colorido como el arcoíris a los que utilizan un pincel, un lápiz o un teclado para dejar constancia de su paso en la vida fugas y pasajera.

Benditos sean aquellos que hacen de su labor diaria, UNA PASIÓN, y no un trabajo, pero, ante todo, feliz día [email protected] de Catamayo, de la provincia, del país y de todo el universo.

Autor: Pepe Simancas