La Medicina Alternativa, siempre nos saca de apuros

0
606

12 años de práctica de don Franco Abrigo, hace que su trabajo sea garantizado, oriundo de la parroquia de El Tambo, desde hace 32 años vive en Catamayo, donde día a día recibe gran cantidad de pacientes de lesiones musculares.

Don Franco se refiera a que estos problemas son comunes cuando se realiza deporte sin su respectivo calentamiento muscular, en ocasiones siempre termínanos lesionados, de pies, tobillos, piernas, brazos, etc., y en consecuencias más críticas lesiones de columna.
Como lo afirman sus pacientes, “La buena mano de Don Franco”, es quien con unos buenos masajes se encarga de ubicar en su lugar cuando los músculos se desvían, o en su consecuencia los huesos.
Lo que si bien es cierto que después de su práctica, personas que adolecen de diferentes dolencias, luego salen aliviados, como lo que ha pasado con el narrador de esta historia.

Así que si alguien tiene alguna dolencia de esta magnitud, con confianza puede acudir a viviendo de don Franco que está ubicado vía a Loja, a la altura de la sector Isabel Arias en la vía principal junto a al patio de carros.

 
La salud no tiene precio, y a veces curarse demanda de mucha fe, y de atinar a la afección.