Reseña del niño de Tambara, sector el Panecillo

0
78

En 1902 fue encontrado el niño por la señora Pastora Torres casada con don Julio Torres cuando ella se dirigía muy por la mañana a pedir ayuda a su tía que vivía a tres kilometres aproximadamente de distancia.

Ella estaba embarazada de su segundo hijo y empezó a tener dolores de alumbramiento cuando ella se dirigía por el camino hasta una quebrada y luego caminaba por una acequia ella escucho llorar a un niño en medio de la maleza y pensó que ella había dado a luz pero ella se dio cuenta que no era así y empezó a buscar al niño que lloraba y lo encontró en medio de la maleza a un niñito muy pequeñito que pensó que era un juguete lo llevó donde su tía y le contó que lo había encontrado en el trayecto de la acequia en medio de la maleza, y le pregunto a su tía que si ese niñito era de ella y ella respondió que no, que ni si quiera tenía niños para que hubiesen estado jugando con él, luego de su alumbramiento exitoso empezó a comentarles a los demás vecinos sobre el hallazgo del niñito por lo que decidieron llevarlo a Catacocha donde el sacerdote, el cual les pidió que lo llevaran a la ciudad de Loja donde el señor llustrísimo, lo vistieron con un pantaloncito y camisita y lo llevaron a Loja, donde el Señor ilustrísimo, y les dijo que no era un muñeco cualquiera que era un niño sagrado que tenían que venerarlo y vestirlo con un ternito y una capa porque se trata de una imagen sagrada. Con la consagración de ser una imagen sagrada, su primera eucaristía fue celebrada en la ciudad de Catacocha.

 

Posteriormente El párroco de Catacocha pidió a los habitantes del Barrio Tambara que construyera una capilla en el sector donde fue encontrada la imagen, para que sea venerada por todos sus habitantes, y así sucedió la gente empezó a venir de todas partes a pedirle muchos favores y con ese apoyo se pudo construir la capilla en el sector. El primer milagro fue que a un señor le habían robado cuatro cabras y el dueño pidió que le dejaran amarrar la mano del niño para que sus cabras sean devueltas y a los tres días el ciudadano que se había sustraído las cabras regreso a devolverlas pidiendo perdón por lo que había hecho y porque se sintió muy enfermo desde el momento que se sustrajo los animales, posteriormente su enfermedad desapareció. Este milagro atrajo a muchísima gente que empezó a pedirle con fe y con mucha devoción que sanara muchas de sus enfermedades y eran alcanzadas sus peticiones de fe. La primera fiesta en honor al NIÑITO DE TAMBARA fue en 1913 en el sector de Tambara que pertenece al cantón Paltas y desde ahí a permanecido en ese lugar hasta el 2012 desde ese año por motivos de robo y asaltos a la capilla por más de tres veces y porque no había quien custodie sus pertenencias y su imagen fue donado por el señor Sergio Torres y esposa al Señor Alberto Torres mediante firmas de las dos partes como constancia y desde aquel entonces fue traído a Catamayo y entregado a la Iglesia María Auxiliadora al párroco de ese entonces Darío Sarango. Y él les solicita que construyeran una capilla en el sector el Panecillo para que lo veneraran en ese lugar y así empezó la construcción de la acapilla del barrio el Panecillo con la ayuda del Sr. Doctor Héctor Figueroa Cano exalcalde del cantón Catamayo poniendo la mano de obra y materiales como piedra y arena, la ayuda voluntaria de los moradores de este sector y con la ayuda de todos sus devotos, y no hemos terminado la obra por lo que necesitamos la ayuda generosa de cada uno de ustedes, y desde entonces cada 25 de diciembre se viene realizando este homenaje en honor a nuestro patrono del Barrio el Panecillo el niñito de Tambara.