Sargento Cornelio Cedillo (+)

0
79

En junio de 1956, estando de servicio en Catamayo, lo apuñalaron a 18 de noviembre y Bolívar, cuando fue llamado y acudió al sitio luego de poner al herido en manos del médico salió a buscar al agresor, en ese entonces este sector tenía pocas casas regadas. Entre las moshqueras en una cantinita por ahí, encontró un hombre con alforja, como lo vio sospechoso le dijo acompáñame.   Éste le dijo que por  qué ya que él no había  hecho  nada  a lo que el sargento  Cedillo le dijo sí no haz cometido  nada  malo  por  qué tienes  miedo  y lo trajo  hasta  el centro  de la población,   por  donde  hoy es el centro  de salud,  como  venía conversando  confiado,  en una parte  oscura le saltó  con un puñal  y el instinto de conservación,   de un salto  avanzó  a esquivar  y sacó el revólver,  y el hombre   corría  y a ratos  le saltaba   con el puñal  y el   sargento   le disparaba  con el ánimo  de amedrentarlo.    Cuando estaban cerca de la Capilla Vieja y el hombre lo buscaba con el puñal, el sargento decidió dispararle   al cuerpo; nos contaba, que un bulto blanco se cruzó entre los dos y él sargento decía era mí ángel de la guarda.  En ese instante los compañeros habían pedido al señor Simancas una camioneta y los seguían al ruido de los disparos, el hombre, al mirar la luz, boto lejos el puñal y el sargento lo capturó.

Varios días después me pidió que le ayudará   a anotar   las declaraciones que daba el preso, se había tratado   de un peligroso sujeto, ladrón de las casas de campo, de ganado, de gallinas y era quien lo había apuñalado   al señor días antes.

Fue enviado a Loja a órdenes del Intendente. Algunos años después, había un sargento muy parecido físicamente al sargento Cedillo y había ido a cuidar el orden de las fiestas de Nambacola, en donde le habían dado tres machetazos en el brazo derecho; tiempo después se supo que este mismo sujeto lo que quiso fue vengarse del Sargento Cedillo y que lo confundió y dejó lisiado a un inocente.

Extracto del Libro por la senda de un amor inolvidable de Grimaneza Reinoso (2006).