Tiempos de solidaridad

0
250

Todas las familias ecuatorianas sin distinción ninguna, afrontan una grave crisis humanitaria como nunca haya sucedido en la vida republicana de nuestro país, esta necesidad no solo es humanitaria, sanitaria, si no económica de índole familiar que afecta gravemente a la canasta básica de todos los habitantes especialmente de la clase más desposeída que según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

La tasa de pobreza multidimensional medida por el acceso a educación, salud, empleo y vivienda creció 0,2 puntos porcentuales en 2019. Este tipo de pobreza se ubicó en 38,1% de la población ecuatoriana en diciembre de 2019, mientras que en diciembre de 2018 fue de 37,9%.

Si bien el aumento de la pobreza no es netamente significativo para el (INEC), pero en la realidad es otra si vamos a la periferia de la ciudad se logra divisar la pobreza en que viven muchas familias a sí mismo en la parte rural es donde más se palpa esta cruda realidad.

No es el momento de ver rostros entre nosotros si no de compartir lo poco que tenemos con los más desposeídos y olvidados del injusto reparto laboral, y económico. Ahora es el momento adecuado de poner en práctica nuestros valores como la solidaridad, empatía, generosidad, humildad, y sensibilidad.

¡¡Gracias mil!! por cuan gran, pequeño gesto de colaboración, desde las familias, pequeños y grandes empresarios, que se han unido y han aportado con un granito de arena, para el más necesitado indudablemente la vida y Dios los sabrá recompensar siempre.

De seguro esta prueba de vida de todos los que conformamos el Estado, nos hará de ahora en adelante ser mejores personas, de rectificar lo que estamos haciendo mal y de retomar nuevos rumbos que nos lleven a ser cada día mejor país y sociedad.

Autor: Oscar Garrido Paladines.

[email protected]